Consejos para realizar Evaluación de Desempeño

Gestión de Personas, Organizaciones, Educación y Salud

Por Lesly Medina

En una capacitación reciente, un trabajador con 25 años de experiencia en una empresa cliente, preguntó para qué le serviría la encuesta para evaluar su desempeño. ¿Acaso me van a enseñar cómo hacer mi trabajo, después de 25 años de experiencia?, cuestionó el empleado.

Él se sorprendió con la respuesta. “La Evaluación de Desempeño tiene como objetivo lograr el desempeño”. Sí, esa es toda su función. Y si bien es cierto, algunas organizaciones usan el resultado de este instrumento para incentivar a sus colaboradores; lo que persigue cualquier entidad al aplicar un formulario de evaluación es que cada persona logre alcanzar el desempeño esperado, ¿cómo? A través de tres sencillos pasos.

Los pasos

  1. Planificar la medición. Esta planificación se realiza a través de la preparación de un formulario en que, de acuerdo a las características de las empresas, crea los ítems y la frecuencia a medir.
  2. Aplicar formulario. Pasar a las jefaturas y/o subordinados, según la medición, los formularios para aplicar la medición a cada colaborador. Es recomendable hacer ésta con una capacitación previa que explique qué y para qué se hará tal medición.
  3. Implementación. Planear y ejecutar los planes a implementar para lograr que cada colaborador logre el desempeño esperado.

Las claves

Para tener éxito en una Evaluación de Desempeño es  necesario usar parámetros medibles, observables que le den confianza al evaluado. Éstas son:

  1. Evaluar conductas y comportamientos. Esto permite tener una evaluación más objetivo. Por ejemplo siempre sugerimos a nuestros clientes que clarifiquen que se pretende evaluar cuando hablan de “Responsabilidad”. Es un concepto abstracto que puede variar de uno a otros. En cambio, si lo que quiere evaluar es el hábito de la puntualidad, de la asistencia diaria, de las notificaciones de ausencias oportunas; es preferible usar la descripción de todas estas comportamientos.
  2. Usar un lenguaje positivo en la redacción de los parámetros de evaluación. Así, por ejemplo, preferir “asiste regularmente a capacitaciones…” en lugar de “No falta nunca a las capacitaciones”.
  3. Feedback “High Jumper”. Esta es una técnica muy efectiva que pretende llevar al evaluado por la curva emocional del “saltador”: Gran impulso inicial con sus fortalezas conocidas; una pequeña detención preparatoria para el gran salto con su oportunidad de mejora conocida y desconocida; y finalmente, el gran salto con una fortaleza desconocida.

Los invito a considerar estos consejos para sus proceso de evaluación, y si requieren ampliación, capacitación o asesoría en la creación y ejecución, nos escriben a contacto@masvale.cl.