Método Silogice: El lenguaje es la fórmula para lograr bienestar personal y laboral

Silogice_Coaching_Usach

Lenguaje, emociones y éxito

Los beneficios que entrega el método Silogice de transformación personal a través del Lenguaje.

Silogice: La diferencia entre: “No hay problema” y “Sí, con gusto”

¿Has escuchado aquella frase de Descartes de: “Pienso, luego existo? Es muy lógica, ¿verdad?.

Todo lo que somos y lo que vivimos  pasa por nuestro pensamiento. Lo que piensas condiciona tus emociones y por tanto, tus acciones. Si tu mente fabrica o la enfocas en ideas positivas y sanas la mayor parte del tiempo, las emociones positivas que sientes le ordenan al cuerpo secretar sustancias químicas en un proceso que tiene consecuencias positivas en el cuerpo, en los pensamientos y en la relación con los demás. Así, nuestra acción: (Cuerpo, Mente y Relación con otros), es saludable.

Si, al contrario, tienes pensamientos negativos y consecuentemente sientes miedo o rabia, tu cuerpo se prepara para la pelea o la huida, gastamos más energía de lo habitual y entramos en un ciclo de pensamiento-emoción-acción negativo.

El lenguaje es fundamental para educar el pensamiento, cada palabra del léxico está relacionada con un pensamiento  es decir, una imagen o representación del concepto, y con una emoción asociada. Por ejemplo, la palabra “Problema”  está asociada a emociones de alerta, inquietud, estrés, etc. Y la palabra “No”, nos evoca multiples emociones, ninguna de las cuales está asociada a placer o satisfacción.

En las conversaciones tendemos a usar frases o muletillas habituales, un ejemplo típico es “No hay Problema”. Esta frase tiene como objetivo darle confianza a nuestro interlocutor respecto al cumplimiento de alguna solicitud que nos hizo.  Sin embargo, este uso del léxico le evoca emociones distintas a la confianza o satisfacción con nuestro servicio o respuesta.

Además, si analizamos la lógica detrás de “No hay problema”, estamos afirmando que  en el resto del tiempo “Sí hay problema”. Eso implica que la persona tiene un mundo de pensamiento en el que deberá estar “en guardia” y con estrés, preparado para “problemas”.

¿El nombre del método: “Silogice”?

Silogice significa “use el razonamiento”, “utilice el pensamiento”. Es usar el raciocinio para encontrar el origen de nuestras emociones negativas, de nuestra pose combativa frente a los demás y a nosotros mismos, o de nuestra paralización frente a los desafíos diarios. Ese es el primer paso, darse cuenta racionalmente del mecanismo que conduce nuestra acción.

 ¿Y cuál es el objetivo de Silogice?

Nuestra metodología de Coaching o entrenamiento en del uso del lenguaje, Silogice, tiene como objetivo es mantener un equilibrio personal saludable y productivo, a través de usar el razonamiento y administrar nuestras emociones hacia el logro de nuestros objetivos. En el ámbito laboral, tener emociones de confianza, inocuidad, alegría y tranquilidad permiten coordinar el trabajo de un equipo, y lograr objetivos personales y organizacionales.

Precisamente en el ámbito laboral, ¿cómo ayuda a un trabajador a ser más productivo?

Silogice aporta a la productividad personal a través de optimizar el uso de la energía personal. Si entendemos la productividad humana como la capacidad sostenida en el tiempo de lograr objetivos individuales y organizacionales, entonces entendemos que la salud y la integridad física se hacen protagonistas. Personas saludables realizan tareas más rápida y eficazmente.

¿Y cuál es lo novedoso de esta propuesta?

El aporte de Silogice es entregar una manera práctica de abrir nuevos caminos de pensamiento, generando una reflexión permanente, ya que se basa en el lenguaje, que está presente en cada cosa que hacemos.

Así, cambiamos nuestras “muletillas” negativas por nuevos hábitos del hablar, que generan y provienen de pensamientos adecuados a nuestros objetivos.

¿Cuáles son las etapas del método?

Primero, el reconocimiento de la influencia de nuestro pensamiento sobre nuestras emociones y acciones.

Luego, viene la conciencia de las afirmaciones básicas (Premisas) en las que se basan nuestros pensamientos.

Y tercero, la transformación de nuestro lenguaje para adoptar nuevas premisas saludables que generen nuevos pensamientos y por lo tanto nuevas emociones y acciones.

¿Y cuál es el paso final?

Silogice es siempre dar un paso “más alla”. Este método consiste en “emprender un camino”. La idea es que te hagas consciente y observes tus acciones personales, que tanto en el trabajo como en cualquier otro ámbito, siempre puedes optimizar. El camino será disfrutar de tus transformaciones y tus consecuentes logros: por ejemplo, ser mejor jefe, padre, cuidar tu cuerpo y mente, vivir más alegre, etc.

¿En cuanto tiempo podemos ver los resultados?

Masvale Consultores lo propone de variadas maneras. Tenemos talleres y coaching individual de una sesión por semana durante ocho semanas. Otra modalidad es la de realizar “retiros” de un fin de semana, tiempo en el que junto con los talleres nos brindamos actividades recreativas y de relajación.

¿Cuándo se comienzan a ver los resultados?

Desde que adquieres el hábito.

Hay un tiempo que todos requerimos para aprender, desde usar un auto, hacer clases, operar un equipo electrónico, etc. Usar el lenguaje habitual en forma adecuada a nuestros objetivos también requiere un tiempo. Es un cambio de vida, de estilo de vida. Es como cambiar de hábitos alimenticios. Te acostumbras a “silogizar” y observas la vida de distinta manera.

¿Cómo aporta en la vida personal?

Mediante la generación de nuevos “caminos” de pensamiento, que a su vez mueven a la acción saludable permanente. Específicamente actúa sobre aquellas conductas que ejecutamos inconscientemente y  que nos provocan trastornos de la salud. Tenemos conductas habituales  que provienen de estados emocionales provocados por nosotros mismos, por nuestras ideas sobre lo que nos rodea. El entrenamiento Silogice nos permite habituar nuestro cerebro a “mirar siempre el lado positivo”, es decir a hacer juicios útiles sobre la realidad que observamos, y así, emocionarnos adecuadamente para actuar productivamente.