Mezclando trabajo y placer

Gestión de Personas, Organizaciones, Educación y Salud

Trabajo y bienestar: La mezcla perfecta para la salud individual y social

Es una idea arraigada en nuestra cultura que el trabajo y el placer son dos elementos que van separados en la experiencia humana actual.

La mayor parte de nosotros en lo que respecta al trabajo, tenemos incorporados los dichos:

  • “Acá estamos para trabajar”
  • “En otro lugar puedes hacer amistad”
  • “Chao jefe” (Nombre de un popular juego de azar)
  • “Deje en su casa los problemas de la casa, no los traiga al trabajo”
  • “No debe mezclar el trabajo con el placer”…

… y varias otras máximas populares que circunscriben la actividad del trabajo a un espacio disociado de las funciones esenciales humanas como: pensar sobre sí mismo, resolver las necesidades domésticas, planificar el futuro, encontrar sentido en el quehacer diario,  las relaciones con las personas, lareja, hijos, etc.

El Estado de Chile ha dado un paso, estamos en el inicio de un cambio gigantesco.

Este marco de pensamiento era válido hasta hace poco, hasta 2015, año en el cual el estado chileno implementó como obligatorio para todas las empresas el “Protocolo de Prevención Psicosocial en el Trabajo”. Esta medida responde a una situación o hecho objetivo: el 60% de las enfermedades laborales en Chile tiene origen mental.

El protocolo de Prevención es controlado por la SUSESO, cuya Intendenta de Seguridad y Salud en el Trabajo, Pamela Gana Cornejo, es Ingeniero Comercial USACH. La etapa inicial de aplicación del protocolo es una  evaluación de ” las interacciones entre el medio ambiente de trabajo, el contenido del trabajo, las condiciones de organización y las capacidades, necesidades, cultura del trabajador, y consideraciones personales externas al trabajo que pueden, en función de las percepciones y la experiencia, tener influencia en la salud, rendimiento del trabajo y satisfacción laboral”, evaluación que está materializada en un cuestionario de 20 preguntas,

Los factores de riesgo que el estado considera, son justamente reflejo nuestra clásica cultura laboral.

Un solo ejemplo: la pregunta 4 del cuestionario de evaluación: “¿En su trabajo, ¿tiene Ud. que guardar sus emociones y no expresarlas? “ , implica que una organización que promueve la salud mental, fomenta y respeta la expresión positiva de las emociones a través de una re-organización de las comunicación internas, facilitar la interacción y, principalmente, implementar una nueva forma de liderazgo.

Y así, cada pregunta implica un mundo de acciones a implementar, cambios radicales que son beneficio para el trabajador y la sociedad completa: facilitar las relaciones positivas entre personas, el apoyo del jefe a los trabajadores, organizar los tiempos y descansos, comunicar el sentido de las actividades del trabajo dentro de un contexto amplio, resolver conflictos…

El corolario de esta medida es un imperativo de cambio para las empresas. Tanto para las que ya tienen una cultura organizacional establecida con los años, como para las que quieren comenzar o re-comenzar su modelo de gestión humana sobre bases sólidas y acorde al estado de la sociedad y características de la fuerza laboral.

Lo bueno es que ya hay muchos que comenzaron el camino.

En Chile ya están funcionando modelos sanos y preventivos, las “Empresas B”, y otras iniciativas que han puesto a la persona humana como foco en su estrategia productiva responsable-con-el-entorno.

La Universidad de Santiago es en este sentido, un modelo y una excelente proyección de una sociedad que asegura la salud y seguridad social. El lema de la USACH: “El Trabajo es Nuestra Alegría” (Labor Laetitia Nostra), está siendo aplicado a sus programas de estudio, en especial, la Facultad de Administración y Economía, cuyo departamento de Administración, ya preparó su estrategia de formación de Ingenieros Comerciales como Expertos en Gestión de Personas.

Es una alegría saber que futuros administradores de empresas estarán desde el inicio su formación, orientados la excelencia en la Gestión de  Personas, un ejemplo a destacar.

José Cuevas Parry

Ingeniero Comercial USACH

Director

Masvale Consultores