Dime las palabras que usas y te diré cuánto puede producir tu empresa

Gestión de Personas, Organizaciones, Educación y Salud

Personas motivadas con lenguaje positivo producen más y mejor.

Personas motivadas con lenguaje positivo producen más y mejor.

Científicos realizan estudio que demuestra que el uso de expresiones positivas mejora el rendimiento durante la ejecución de tareas.

Sí. Tal como se creía, el uso de un lenguaje positivo influye en la productividad de las personas al momento de realizar determinadas tareas. Así lo demuestra un estudio hecho en España por Luis Castellano, Manuel Martín Loeches, entre otros, titulado “La influencia de las palabras positivas en la toma de decisiones visio-motoras”.

Para la realización la investigación, los científicos trabajaron con estudiantes universitarios y deportitas de élite, a quienes les pidieron la ejecución de tareas que requerían atención visual selectiva; al mismo tiempo que escuchaban frases grabadas previamente (positivas, negativas y neutras). El estudio concluyó que “las expresiones positivas tienen una influencia en la toma de decisiones visio-motoras, anticipándolas en casi medio segundo”.

Esto quiere decir que las personas respondieron más rápidamente en la realización de la tarea solicitada (medio segundo previo) cuando escucharon frases positivas en comparación  cuando escucharon frases negativas.

El experimento utilizó mediciones en línea de la actividad eléctrica cerebral de los participantes, registrando el comportamiento del mismo durante el procesamiento de la atención visual y el tiempo de respuesta al ejecutar las tareas pedidas.

José Cuevas, director de Masvale Consultores, asegura que los estudios de este tipo demuestran que la idea que el lenguaje influye en la capacidad productiva de las personas es real. “En el ámbito de la gestión de personas todavía estamos en la teoría de esto. Algo hemos avanzado en los últimos años; sin embargo, aún el lenguaje puede pasar de obstáculo a facilitador. Podemos lograr que la teoría se haga práctica mediante la incorporación del hablar efectivo en la organización. La efectividad comunicacional es una realidad alcanzable y es un activo estratégico de cualquier empresa.”

Para ello, explica Cuevas, nosotros trabajamos con un método lingüístico rápido y fácil de usar que diagnostica cómo es el lenguaje corporativo que se está usando en la organización, y lo ordena y jerarquiza. “Pretendemos cambiar la forma en que se están comunicando las empresas. El lenguaje se entrena; y su potencial se mide en el porcentaje productivo que logran los trabajadores; y por ende, las organizaciones”.

Cuevas finaliza parafraseando un refrán muy conocido para graficar la relación que existe entre lenguaje positivo y productividad laboral: “Dime las palabras que usas y te diré cuánto puede producir tu empresa”.